En unas horas estará Javier Duarte en México

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, llegará en unas horas a México, extraditado de Guatemala, para enfrentar procesos federales por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y del fuero estatal, que suman además abuso autoridad, incumplimiento del deber, peculado, tráfico de influencias y coalición, en una batalla legal ante PGR y la Fiscalía de Veracruz, y en medio del descrédito total frente a la sociedad mexicana.

Desde las 5:44 de la madrugada, el Sistema Penitenciario de Guatemala informó que un Grupo de Elite desarrollo operativo para trasladar a Javier Duarte de Ochoa del reclusorio donde se encontraba a la base de la Fuerza Aérea “General José Víctor Mejía”, situada en el aeropuerto internacional La Aurora donde será entregado a la PGR.

Se estima que ell expriista aterrizará pasadas las 11:00 horas en un avión de la Procuraduría General de la República (PGR) en el hangar de la dependencia del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM), en donde en primer momento se le practicarán los exámenes médicos correspondientes, antes de proceder a su traslado.

De acuerdo al nuevo sistema de justicia penal, tras su llegada Javier Duarte debe ser puesto a disposición del juez de control que giró su orden de aprehensión, el cual está radicado en el Reclusorio Norte (Reno) de la Ciudad de México.

Sin embargo, también podría ser llevado directamente a un penal federal de máxima seguridad, a solicitud de prisión preventiva por el Ministerio Público, bajo el argumento de medidas de seguridad que requiere el exgobernador por el peligro que puede correr en una prisión local, y que la audiencia ante el juez de control se programara como videoconferencia. Lo que parece menos viable.

Las autoridades judiciales prevén que la audiencia inicial se celebre a las 13:00 horas.

Las acusaciones contra el exgobernador Javier Duarte se sostienen con alfileres. Cifras contradictorias y falta de peritajes dominan los expedientes de la PGR y la Fiscalía de Veracruz.

Errores en documentos y contradicciones en las cifras del presunto daño que causó al erario, testimonios controvertidos en el propio expediente e investigaciones por parte de la Fiscalía de Veracruz que sólo aportaron dos documentos y un par de testimonios, son los elementos que integran las carpetas con las que pretenden probarle cinco delitos.

Mientras que a nivel federal ocurre lo mismo. Peritajes que no demuestran la ruta del dinero que habría desviado Duarte de Ochoa del gobierno de Veracruz, ni tampoco se incluyen en el expediente documentos, peritajes que soporten los testimonios que acrediten la vinculación, como organización criminal, entre el exmandatario, sus subalternos y la adquisición de un terreno.

Al no establecer que existía una estructura criminal para delinquir, no se podrán demostrar los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, que exige comprobar que tres o más personas se organizaron para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer alguno o algunos de los delitos tipificados por la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada.

(Con información de agencias y EjeCentral)