Pepe Medina pidió 20% por contratos para campaña; en el Córdoba feliz de Tomás Ríos

José Javier Medina Rahme llevó la corrupción a su máxima expresión en la Dirección de Desarrollo Urbano, Obra Pública y Sustentabilidad del Ayuntamiento panista de Córdoba. Los constructores denuncian que llevó el “diezmo” de los contratos de obra hasta exigir un 20% y así, convirtió a dentistas en constructores y a un grupito de personas en los principales encargados de la obra pública municipal.

Córdoba, Ver. (31/Mayo/2017).- El panista Tomás Ríos Bernal prometió un “Córdoba Feliz” y a la víspera de que los cordobesas elijan un nuevo Presidente Municipal, sus resultados son todo lo contrario: asesinatos todos los días, inseguridad en las colonias, nulo crecimiento económico, un Ayuntamiento ahogado con su gasto corriente y sobre todo, la corrupción en la obra pública.

El único “Feliz” del gobierno de Ríos Bernal es quien fue su Director de Desarrollo Urbano, Obra Pública y Sustentabilidad, José Javier Medina Rahme, quien en medio de las denuncias de corrupción y graves irregularidades en la obra pública municipal, ahora es Candidato a Síndico en la planilla de la panista Lety López Landero.

De ganar la alianza PAN-PRD, Medina Rahme continuará ahora directamente encargado del manejo de cuestiones financieras y obra pública del Ayuntamiento.

José Javier Medina Rahme llevó la corrupción a su máxima expresión en la Dirección de Desarrollo Urbano, Obra Pública y Sustentabilidad del Ayuntamiento panista de Córdoba. Los constructores denuncian que llevó el “diezmo” de los contratos de obra hasta exigir un 20% y así, convirtió a dentistas en constructores y a un grupito de personas en los principales encargados de la obra pública municipal.

Las auditorias del ORFIS a la obra pública municipal reportan graves irregularidades y daño al erario público municipal. Las “grandes obras” de Tomás Ríos están envueltas en la corrupción, como la remodelación del Mercado “Revolución” y el “Caminatorio de la Calle 1”.

Antes las irregularidades y la corrupción, el gobierno de Tomás Ríos Bernal ocultó toda la información de los contratos de obra pública y servicios. La opacidad total del panista.

Fue en los 2 primeros años del gobierno del panista Tomás Ríos Bernal (2014-2015) cuando se pudo documentar la corrupción, debido a que en esos años no habían puesto “candados” a la información de contratos.

En esos años, los funcionarios panistas hicieron su gran negocio con 238 contratos de obra pública que celebraron mediante “Asignación Directa” y  para “guardar las apariencias” también realizaron 99 Licitaciones Restringidas, 9 de las cuáles declararon desiertas para después asignarlas directamente. Estas “Licitaciones Restringidas” tienen como método –conforme a la ley- invitar a 3 empresas constructoras y otorgarle el contrato a la que presente la mejor propuesta.

La corrupción en la Dirección de Desarrollo Urbano, Obra Pública y Sustentabilidad, a cargo de José Javier Medina Rahme, es denunciada por Contratistas.

Medina Rahme tiene conflicto de intereses, debido a que también es contratista a través de su empresa “Gestoría Urbana Sustentable S.A. de C.V.”

Los amigos y quienes entregaron los “diezmos” fueron los beneficiarios de los contratos de obra pública de Tomás Ríos.

Por ejemplo: “REFA Construcciones, S.A. de C.V.” recibió en los dos primeros años por lo menos 9 contratos a través de la Asignación Directa, que en conjunto le han significado obras por 10 millones 474 mil 212 pesos. Y “ganó” la Licitación Pública Nacional 2015-30-0440233 “Rehabilitación del Mercado Municipal Revolución, Fase II” que implicó una inversión de $18,446,128.71.

Las 3 licitaciones nacionales, celebradas por el Ayuntamiento de Córdoba, dos son de la obra del mercado “Revolución” que en su conjunto sumaron ya un gasto de $28,022,428.20, que superó en mucho la inversión anunciada al arranque de la obra.

Asimismo, la tercera Licitación Pública Nacional fue el contrato LPN-002 2015-30-044-0852 de la obra “Infraestructura Municipal en el Estado de Veracruz (Conservación de elemento eléctrico por elemento multipunto eléctrico en apoyo a la Seguridad Municipal etapa II), que ganó Grucotox Construcciones S.A. de C.V. por $19,148,500.33.  De esta obra no hay mayor información sobre sus alcances y beneficios para los cordobeses.

En medio de la corrupción y el despilfarro de recursos públicos, el Plan Municipal de Desarrollo 2014-2017 de Tomás Ríos Bernal ha sido “letra muerta”. Y el “Córdoba Feliz” que prometió quedó en un sueño panista.

Este domingo 4 de Junio, los cordobeses elegirán a un nuevo Presidente Municipal.

En Campaña por la Sindicatura del Ayuntamiento de Córdoba. Y mostrando poder económico con regalos a los electores.

EMPRESA “FANTASMA” YUCATECA CONSTRUYÓ OBRA DE TOMAS RÍOS POR 60 MDP.

Presumida como la gran obra urbana de su administración, el “Caminatorio de la Calle 1”, también es emblemática en la gestión del alcalde panista Tomás Ríos Bernal por las irregularidades en su contratación que involucró una inversión de 59 millones 940 mil pesos y que ha tardado más de dos años en terminarse.

El 31 de diciembre de 2014, para cerrar el año, Tomás Ríos Bernal y el síndico Luis Alberto García Hernández, le autorizaron a su Director de Desarrollo Urbano, Obra Pública y Sustentabilidad, José Javier Medina Rahme, otorgar a través de la adjudicación directa los contratos 20143000440751 y 2014300440752, con una inversión de $59,940,000.00 a la empresa “AIDICO S.A. de C.V.”, con domicilio en Mérida, Yucatán.

Para beneficiar a esta constructora de Mérida, Yucatán, el alcalde y síndico también dejaron pasar por alto que dicho contratista no estaba en su Padrón de Contratistas 2014 y tampoco en el Padrón de Contratistas de la SEFIPLAN, mucho menos registrado como Patrón ante el IMSS; y le dieron el tiempo necesario en el contrato para cumplir con esos requisitos así como lo relacionado a las Fianzas de la obra.

Presurosos, el alcalde Tomás Ríos Bernal y el síndico Luis Alberto García, decidieron otorgarle el 50% de anticipo al constructor.  Todas estas acciones al margen de la ley.

AIDICO, S.A. DE C.V., representada por el arquitecto Enrique de Jesús Uribe Gurrutia, aseguró tener su domicilio en Calle 57 No. 590 D, del Centro de Mérida; sin embargo, en esa dirección sólo hay unas antiguas y pequeñas construcciones sin fachada de que ahí se sitúen las oficinas de una importante empresa constructora.

En el google maps, aparece una dirección de AIDICO, S.A. de C.V. en Calle 20 98, 97137 Mérida, Yuc., con número telefónico: 01 999 944 706, también en una zona rústica.

Todo un “misterio” en el Ayuntamiento de Córdoba como “de la nada” apareció una empresa de Mérida para obtener dos de los más importantes contratos de obra pública de la administración de Tomás Ríos Bernal. La empresa “fantasma” de Mérida de pronto se vio beneficiada por los panistas.

Sin embargo, los procesos de contratación de Obra Pública en la Dirección de Desarrollo Urbano, Obra Pública y Sustentabilidad, a cargo  de José Javier Medina Rahme, se desarrollan en la total opacidad y sólo han beneficiado a un grupo de constructores plenamente ligados a él y al alcalde Tomás Ríos Bernal.

Los dos contratos por un monto de $59,940,000.00, son: “Rehabilitación de Infraestructura e Imagen Urbana de la Calle 1 entre Avenida 11 y Río San Antonio, en la Zona Centro de la Localidad de Córdoba” (20143000440751 y  “Rehabilitación de Infraestructura e Imagen Urbana del Río San Antonio a Beisborama, en la Localidad de Córdoba” (2014300440752).

Los dos contratos de obras se desarrollaron en el 2015 y más de dos años después la obra es irregular, además de que la auditoría que hizo el ORFIS encontró graves irregularidades y daño patrimonial.

También, pese al monto de los dos contratos, el Ayuntamiento de Córdoba ha informó que destinó 700 mil pesos más para pintar fachadas del llamado “Caminatorio de la Calle 1”.

En medio de la corrupción y las irregularidades, ahora José Javier Medina Rahme es Candidato a Síndico en la planilla de la Candidata del PAN-PRD, Lety López.

En medio de la corrupción y el despilfarro de recursos públicos, el Plan Municipal de Desarrollo 2014-2017 de Tomás Ríos Bernal ha sido “letra muerta”. Y el “Córdoba Feliz” que prometió quedó en un sueño panista.