21 mayo, 2024
DESTACADAS

Un renovado retiro sibarita en la Ciudad de México

El lobby del Hyatt Regency Mexico City, en el corazón de Polanco, ofrece una postal que resume su esencia en un instante: hombres de negocios, viajeros de placer y conocedores locales conviven en un espacio donde se cruzan conceptos gastronómicos destacados.

Al centro, una mesa comunal invita a hacer un alto en un entorno relajado y con acceso a las delicias que emanan de Rulfo Paraje Latino, donde se cocinan sabores de la región. Muy cerca de ahí, la vista conduce a Amado, una de las mejores panaderías de la capital del país, donde los postres y pasteles seducen al paso.

Los sabores de Amado incluyen los clásicos de la panadería tradicional mexicana, pero también algunos pasteles con recetas internacionales, además de sándwiches, ensaladas y frutas. Aquí, la invitación a hacer una parada llega a la primera hora del día.

A sólo unos metros, dos restaurantes concentran una oferta culinaria que atrae a los sibaritas locales: Yoshimi y Teppan Grill; ambos, bajo la mirada experta de la chef Miriam Moriyama, quien estrena cartas que permiten disfrutar los diversos sabores de la temporada.

En Teppan Grill, una depurada técnica de teppanyaki acentúa los sabores del mar y la tierra. La atmósfera que envuelve la experiencia evoca con sutileza un bosque donde es inevitable prolongar la estancia, apacible en apariencia, pero también emocionante al ritmo de la creatividad de los cocineros. Un ejemplo, el “Fire Roll”, que combina atún, salmón y hamachi flameado al momento.

En Yoshimi, en tanto, la cocina tradicional japonesa alza la mano a través de una sofisticada propuesta, inmersa en una atmósfera kabuki, con jardín zen incluido. El “Shabu Shabu”, con carne y verduras cocinadas en la mesa, además de los fideos Udon, son garantía en el menú.

PARA FESTEJAR

Este año, el Hyatt Regency Mexico City cumple una década de brindar experiencias exclusivas en la capital del país. Y, para celebrarlo, la propiedad ha lanzado un programa especial de aniversarioque incluye una noche de hospedaje para dos personas durante el fin de semana, el cual ofrece múltiples beneficios, como upgrade (sujeto a disponibilidad), acceso a piso ejecutivo e instalaciones deportivas (piscina cubierta, gimnasio, canchas de tenis), además de un plan de alimentos que vale la estancia en sí mismo, con desayuno en Rulfo, comida en Yoshimi y cena en Teppan Grill.

Las habitaciones han sido renovadas para ofrecer un entorno de vanguardia donde priva la calidez gracias a un interiorismo expresado en una paleta de colores neutros.

Fuente: Forbes