18 junio, 2024
Economía y Finanzas

Los créditos a familias o personas crecieron un 5,44% con respecto al año pasado

En México, principalmente por las complicaciones económicas que dejó la pandemia del coronavirus y por el impacto de la crisis global por la guerra, hoy en día hay una alta inflación. Si bien hay muchos sectores que por esto se vieron afectados, vale decir que el financiero viene teniendo un buen año. Analizando puntualmente los primeros 6 meses del 2022, se puede ver que van en crecimiento aquellos créditos personales que los bancos y entidades similares otorgan a las familias mexicanas.

De enero a junio inclusive, es decir la primera mitad del año, tuvo el otorgamiento de créditos personales un saldo aproximado de un billón 101 mil 961 millones de pesos. Muestra así el Banco de México (BdeM) que esto es un incremento de un estimado del 5,44% en comparación con los primeros seis meses también pero del año 2021.

Estos préstamos personales que millones de particulares y familias mexicanas pueden obtener, indican los especialistas, que se encuentran realmente en un máximo que se considera histórico. Este pico de solicitudes de préstamos se da en un momento en donde hay mucha inflación en el país, y si se toman los datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), para finales del mes de julio del año en curso, la suba de precios ya llevaba un acumulado cercano al 8%. Muchos entienden que el crecimiento en la solicitud de créditos se debe a que hubo una demanda de consumo muy contenida durante las medidas sanitarias por el COVID 19, por ejemplo.

Si se analizan los datos brindados por la autoridad monetaria más importante del país, hasta el mes de junio de este 2022, los bancos brindaron créditos por más de 18 mil millones de pesos.

En lo que respecta a tarjeta de crédito, el saldo de enero a junio fue de más de 401 mil millones de pesos con crecimiento de casi un 6% respecto a igual período del año anterior. Vale remarcar algo sumamente importante con respecto a la financiación que tienen los mexicanos con tarjeta de crédito. Esa vía para poder adquirir bienes y servicios, fue en los últimos tiempos fundamental, sobre todo ante el hecho de que muchas personas vieron reducidos sus ingresos mensuales. Por el lado de los créditos de nómina, en el primer semestre y siempre comparando con el año pasado, el incremento en sus solicitudes fue de más del 5.5%, con un saldo hasta fines de junio cercano a 292 mil 194 millones de pesos. Y luego están los créditos personales, que si bien crecieron en el 2022 en un 5.6%, la realidad es que aún no se puede que sean la misma cantidad que los que se otorgaban antes de la pandemia, y actualmente el saldo es de 182 mil 500 millones de pesos.

Como se puede observar, el crédito a familias está creciendo, pero lo importante es que los solicitantes mantengan sus pagos al corriente, a los fines de evitar que se eleve la morosidad. La realidad es que en los inicios de este 2022, según diversos estudios se pudo ver que la morosidad se elevó pero no drásticamente, y es así que los expertos afirman que seguramente con el paso de los días y con la reactivación y recuperación económica mejorarán los índices.

Fuente: XEU