sábado, diciembre 2, 2023
InsólitoInternacionales

Tráfico marítimo por Covid-19

Los delfines han encontrado una calma inusual en aguas menos contaminadas gracias a las restricciones, que provocaron una caída del tráfico marítimo, según científicos.

Esto ocurrió en la reserva natural de Estuario del Tajo, en Lisboa, la mayor zona húmeda del país.

«Actualmente, podemos verlos casi a diario», dijo Inés Matado, bióloga y guía de viajes en barco destinados a la observación de especies marinas frente a las costas de Lisboa.

«Los delfines aparecían esporádicamente», lo que ha cambiado «es la frecuencia y regularidad», precisó.

En Lisboa, es posible observar principalmente el delfín mular, con tintes grises y, muy a menudo, delfines comunes, con un cuerpo esbelto blanco y negro y la boca corta y puntiaguda, que pueden medir hasta dos metros y pesar más de cien kilos.

El regreso de estos cetáceos que se mueven en manada, compuestos por delfines adultos y recién nacidos, es un deleite para los turistas y para los residentes de la capital, que redescubren esta icónica especie.

«Mi padre nos dijo que era posible observarlos en el Tajo a finales de los años 1950, principios de los 1960, pero entretanto desaparecieron», explicó Leonor Sardinha, una de las primeras en participar en estas excursiones, organizadas por el Acuario Oceanário de Lisboa.

«Me pareció fabuloso. Son animales salvajes, por lo que no es fácil verlos en tiempos normales», apuntó la mujer de 60 años, encantada de presenciar la manera en que ejecutan múltiples saltos y surfeando frente a su bote.

El año pasado, el Ayuntamiento de Lisboa manifestó su satisfacción por el regreso de los «delfines del Tajo» que alguna vez nadaron en esta parte del río, que nace en España y que atraviesa Portugal antes de desembocar en el océano Atlántico.

 

FUENTE: EL UNIVERSAL