18 junio, 2024
Internacionales

Casa Blanca critica a Texas por inspeccionar camiones en la frontera con México

La Casa Blanca criticó este miércoles al gobernador de Texas, Greg Abbott, por aumentar la inspección de camiones en la frontera con México, el mismo día en el mandatario local republicano envió a Washington un autobús con migrantes indocumentados, cumpliendo con su amenaza lanzada en últimos días. «Las inspecciones innecesarias y redundantes del gobernador Abbott a los camiones que transitan por los puertos de entrada entre Texas y México están causando interrupciones significativas en las cadenas de suministro de alimentos y automóviles», afirma la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado.

«El flujo continuo de comercio, viajes legítimos y la capacidad de la (CBP) para hacer su trabajo no debe ser obstruido. Las acciones del gobernador Abbott están afectando a los empleos de las personas y a los medios de subsistencia de familias estadounidenses trabajadoras», añadió.  Abbott argumenta medidas de control migratorio y seguridad fronteriza para prevenir el trasiego ilegal de migrantes y drogas. Las inspecciones se implementan en cuatro cruces fronterizos con Texas: Zaragoza-Ysleta; Córdova-De las Américas; Colombia-Laredo y Reynosa-Pharr. Psaki calificó las inspecciones como «innecesarias y redundantes» y reiteró que están causando interrupciones significativas en las cadenas de suministro de alimentos y automóviles. Lo que acusó que están retrasando la fabricación de productos, afectado el trabajo y aumentando los precios de los productos finales para todas las familias no sólo en Texas, sino en todo Estados Unidos. «Las empresas locales y las asociaciones comerciales están pidiendo al gobernador Abbott que revoque esta decisión porque los camiones se enfrentan a largos retrasos que superan las 5 horas en algunos cruces fronterizos y el tránsito comercial ha disminuido hasta en un 60 por ciento», dijo. El 4 de abril el gobierno del presidente estadunidense Joe Biden anunció que en mayo rescindirá la medida que permite expulsar de inmediato a los migrantes, conocida como Título 42, con lo cual se prevé un incremento del flujo migratorio en la frontera con México. Dos días después Abbott anunció «acciones sin precedentes para garantizar la seguridad del estado y del país». Entre estas medidas figura «mejorar» la inspección de vehículos en los puntos de entrada, en envío de autobuses con migrantes a Washington y el bloqueo de barcos.

El incremento de las inspecciones de vehículos «retrasa la fabricación, afecta los empleos y aumenta los precios para las familias en Texas y en todo el país», protesta la Casa Blanca. Las empresas y las asociaciones comerciales piden a Abbott «que revoque esta decisión porque los camiones se enfrentan a largas demoras de más de 5 horas en algunos cruces fronterizos y el tráfico comercial se ha reducido hasta en un 60 por ciento», añade el comunicado, que asegura que esto perjudica a las familias trabajadoras. El martes la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) también condenó en un comunicado la medida porque «perjudica de manera importante el flujo comercial». En 2021 México fue el principal socio comercial y destino de exportaciones de Texas, con un flujo entre ambos de 442 mil millones de dólares, añade. Este miércoles llegó a Washington en autobús «el primer grupo de inmigrantes ilegales» de Colombia, Cuba, Venezuela y Nicaragua, que fueron dejados cerca del Capitolio, afirma Abbot en un comunicado, en el que asegura que hay un segundo de camino. «Como el gobierno federal continúa haciendo la vista gorda ante la crisis fronteriza, el estado de Texas se mantendrá firme», advierte. La rescisión del Título 42 levanta ampollas entre algunos demócratas —aunque muchos la pedían— pero sobre todo entre los republicanos. La semana pasada varios senadores de los dos partidos presentaron proyectos de ley para prolongar la norma, instaurada durante el mandato del presidente republicano Donald Trump.