24 abril, 2024
CórdobaNoticias Destacadas

Empaña elección en Córdoba delincuencia electoral de Janeth García y los antorchistas

Córdoba, Ver. (15 de mayo de 2021).- A 21 días de la elección, el Movimiento Antorchista y su Candidata a Diputada Federal, Janeth García Cruz, ha aumentado su delincuencia electoral. La escuela pública como su centro de operaciones, presión o amenazas para asistir a sus eventos, coacción del voto, entre otros, además de un total desprecio a los protocolos sanitarios para campañas electorales ante la pandemia Covid19 en su campaña diaria.

La candidata antorchista, Janet García Cruz es una delincuente electoral y ya se inició el primer procedimiento judicial en su contra. No levanta en las preferencias electorales y anda desesperada, junto con su padrino Samuel García Ochoa.

Según un expediente de una denuncia que se presentará en su contra, Janet García Cruz ha recurrido a las amenazas y coacción en agravio de habitantes de las colonias Antorchistas quienes la han señalado de obligarlos a ir a realizar proselitismo en los municipios del distrito electoral de Córdoba, acudir a sus eventos masivos y comprometer su voto.

Janeth García Cruz y la alianza “Va por México” ha violado todos los protocolos sanitarios dictados por el INE ante la pandemia y negligentemente ha puesto en riesgo la salud de cientos de personas en 5 eventos que ha tenido con concentración masiva de gente.

Debido a que tomó como Casa de Campaña el COBAEV 46 de la colonia antorchista de Córdoba, ya se inició proceso en contra de la Candidata Janeth García Cruz por parte de dicha institución y según la carpeta de investigación iniciada por la denuncia presentada por el director administrativo del Colegio, Alejandro Garnica Fernández y personal de la Contraloría Interna, los antorchistas habían tomado la sala de Cómputo de dicha institución para su base de datos de gente a la que le habían pedido su credencial de votar para coaccionarla el 6 de junio.

Janeth García Cruz carece de apoyo ciudadano y se ha convertido en una carga para el panismo del distrito que la observa con ojos de rechazo, debido a que en las pasadas elecciones fueron rivales políticos e incluso víctimas de la violencia antorchista que no los dejaba entrar a sus colonias a hacer proselitismo.