24 junio, 2024
Noticias Destacadas

Defraudan a jóvenes de Veracruz que buscan trabajar en Canadá

El furor que ha causado en los últimos años migrar para residir y trabajar en Canadá, ya es aprovechado por los delincuentes que están engañando a quienes buscan una mejor calidad de vida.

Desde hace algunos meses varias personas, principalmente jóvenes de Veracruz, han sido engañados y defraudados bajo la promesa de que tendrán la oportunidad de cumplir el sueño canadiense.

A través de redes sociales y páginas de Internet son enganchados haciéndoles creer que les van realizar el trámite burocrático en México y conseguir un empleo en Canadá, de acuerdo a su  perfil.

Los interesados tienen que pagar cierta cantidad de dinero, que va desde los 5 mil hasta los 10 mil pesos, dependiendo de lo que ofrecen, pero cuando depositan ya no les responden el teléfono.

Édgar Fernando tiene 27 años de edad, es originario de Veracruz y en lo que va del año ha “caído” en dos ocasiones; la primera pagó 5 mil pesos y la segunda 7 mil 500 pesos.

“Incluía lo que es el pasaporte, el permiso de trabajo en Canadá y el vuelo, el transporte para poder llegar al destino (…) Yo pensé que tenían convenios con ciertas empresas”.

Después de transferir el recurso, los supuestos gestores lo citaron en la oficina de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de Boca del Río, en donde le habían sacado una cita para tramitar el pasaporte.

Al llegar, le informaron que los procedimientos son individuales, no trabajan con ningún intermediario y tampoco había registro de una cita a su nombre ni hora que le indicaron.

Fue ahí cuando se percató que todo había sido una mentira, que de nuevo perdió su dinero que con mucho sacrificio juntó trabajando por varias semanas.

En todo momento la comunicación fue vía telefónica, nunca tuvo contacto directo; y aunque se cercioró que había una página de Internet a nombre de la “compañía” hoy sabe que eso no es una garantía.

Fuentes de la SRE indicaron a XEU que constantemente a sus oficinas llegan ciudadanos que han sido estafados de esa manera; inducidos a entregar miles de pesos por un trámite inexistente.

Abrumadas y decepcionadas, las víctimas evitan presentar una denuncia penal porque creen que no van a resolver nada, simplemente se quedan con la amarga experiencia de perder sus ahorros porque creyeron en un tercero al que nunca conocieron personalmente.

Fuente: XEU