23 febrero, 2024
Nacionales

Dejan en el tintero tren México-Querétaro; otros proyectos férreos dan dolores de cabeza

Un tren que conecte a la Ciudad de México con Querétaro y Guanajuato tendrá que seguir en espera, pues el presidente Andrés Manuel López Obrador ya pasó los proyectos a su sucesor, entre ellos el Tren Huasteco para conectar Tampico con San Luis Potosí y el Tren de Pacífico, de Guadalajara hasta Baja California.

En 2020, con el objetivo de impulsar la economía de la mano de la iniciativa privada, ante el embate de la pandemia de Covid-19, se trazaron diversos proyectos en el Plan Nacional de Infraestructura, entre ellos el del Tren México-Querétaro, no obstante, luego de dos años, la obra ya fue relegada.

El proyecto fue anunciado dentro del paquete de infraestructura y sería construido en alianza con el sector privado por un monto de 51,300 millones de pesos y se tenía prevista su construcción a partir de junio de 2021.

En 2020, con el objetivo de impulsar la economía de la mano de la iniciativa privada, ante el embate de la pandemia de Covid-19, se trazaron diversos proyectos en el Plan Nacional de Infraestructura, entre ellos el del Tren México-Querétaro, no obstante, luego de dos años, la obra ya fue relegada.

El proyecto fue anunciado dentro del paquete de infraestructura y sería construido en alianza con el sector privado por un monto de 51,300 millones de pesos y se tenía prevista su construcción a partir de junio de 2021.

No obstante, el contrato que ya había sido otorgado al consorcio chino China Railway Construction Company (CRCC) tuvo que ser cancelado luego que una investigación periodística reveló que Angélica Rivera, entonces esposa de Peña Nieto, había comprado una casa a Grupo Higa, un contratista del gobierno con participación en la firma Teya, socia local de CRCC.

A inicios de este año, TMSourcing, una empresa de servicios financieros, legales y de consultoría financiera, manifestó ante la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) su intención de echar a andar el Tren del Bajío para incluir Guanajuato en el trazo de conexión con la Ciudad de México.

La empresa contempló para la ruta 12 estaciones entre la Ciudad de México y Guanajuato con conexiones con el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y el Tren Suburbano de Buenavista, operado por CAF.

El Tren del Bajío tendría un recorrido de 416 kilómetros de vías, con una proyección de movilizar a 40 mil pasajeros diarios. Sin embargo, ahora, el proyecto tendrá que considerarse en otra administración.

“Va a quedar como proyecto el Ciudad de México-Querétaro a Guanajuato, desde luego San Luis (Potosí), que siempre ha sido un centro ferrocarrilero, fue durante mucho tiempo hacia el norte. Y Guadalajara hacia la frontera con Baja California, pero ya el relevo generacional se va a hacer cargo”, expuso López Obrador, quien reconoció que a su gobierno ya no le queda tiempo para asumir más proyectos de este tipo.

Actualmente, existen diversos proyectos ferroviarios en construcción, cerca de 2,600 kilómetros de vías férras, y de los cuales se tiene el objetivo de concluir antes de que termine el sexenio.

Se trata de los 1,500 kilómetros del Tren Maya, que conectan los estados de Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas. Este proyecto, uno de los más controvertidos de las obras de infraestructura, enfrenta diversos problemas en su edificación.

Uno de ellos son los amparos que diversas organizaciones ambientales han presentado contra la edificación del tramo 5 sur que corre de Tulum a Playa del Carmen y que actualmente enfrenta una suspensión definitiva en su construcción.

A principios de año, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) empresa encargada de su construcción, estimo que los cambios de trazo y resistencias legales habían hecho que el proyecto presentara una demora de 7 meses en su ejecución. La instrucción presidencial es que este proyecte comience a operar a finales del próximo año.

Otro frente está abierto en la ampliación del Tren Suburbano, de Lechería al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), la cual hasta el momento lleva un avance del 14% con miras a inaugurarse en la segunda mitad del próximo año.

No obstante y aunque el proyecto lleva 8 meses de ejecución, las obras en los municipios de Tultitlán y Tultepec, están detenidas debido a la oposición de los pobladores al trazo de la línea ya que, argumentan, la vía del ferrocarril podría aislar a sus comunidades. A esto, se le suman conflictos por el derecho de vía.

Otro dolor de cabeza en los planes del gobierno para retomar los trenes de pasajeros es el Interurbano México-Toluca que lleva 8 años de construcción y de acuerdo con la Presidencia, un costo total de 90 mil millones de pesos desde los 30 mil millones estimados al momento del arranque de obra.

“Tenemos en proceso, que nos está sacando más canas de las que ya tenemos, pues el de Toluca-Ciudad de México, que ese lo tenemos que terminar al próximo año, ese que estimaron en 30 mil y nos va a costar al final 90 mil millones. Y complicadísimo, no han quedado bien las empresas y hemos tenido problemas, pero ahí va”, dijo el mandatario mexicano.

También, se avanza en la construcción del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec que contempla la edificación del Tren Transístmico con la rehabilitación de las vías férreas para transporte de carga y pasajeros, además de la ampliación y modernización de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y las refinerías de Salina Cruz y Minatitlán.

Sin embargo, la semana pasada, la Secretaría de Marina declaró desiertos cuatro concursos para obras de este tren al considerar que las cotizaciones eran demasiado altas para la rehabilitación de vías férreas, 12 estaciones y 526 puentes de la Línea K en la ruta que corre de Ixtepec, Oaxaca, a Ciudad Hidalgo, Chiapas.

También declaró desiertos los concursos para la ruta del Mayab, que recorre 328 kilómetros de Coatzacoalcos, Veracruz, a Palenque, Chiapas, donde también se requiere acondicionar 87 puentes y nueve estaciones.

Fuente: Forbes.