22 mayo, 2024
Nacionales

Iglesia, llamada a hablar fuerte y orar por la justicia

La Iglesia católica informó que a 100 días del asesinato de los padres jesuitas en la comunidad de Cerocahui, Chihuahua, tiene la obligación de seguir abriendo las puertas de sus templos para acoger y consolar, ya que se siente llamada a hablar fuerte, unir y dialogar, orar con insistencia por la justicia y la paz.

En el editorial del semanario católico Desde la Fe, recordó que el 28 de septiembre se cumplen 100 días del asesinato de Pedro Palma y de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, y recalcó que la muerte de los padres se ha transformado en reclamo de justicia y paz.

“Se siente amenazante sobre nosotros la losa de la impunidad y la condena al olvido, pero la muerte de los justos nunca puede ser sellada por esa losa, porque su muerte se transforma en reclamo de justicia y fermento de paz, porque sus vidas no se pueden olvidar, se vuelven todos sus actos y palabras un memorial”, resaltó.

Recordó que sus cuerpos fueron sustraídos para correr la suerte de tantos y tantas: desaparecer; sin embargo, a los pocos días fueron recuperados, cosa que no sucede, desafortunadamente, para miles de familias.

“El pueblo de Cerocahui pudo sepultar a sus padres asesinados, pero la muerte de éstos ha sido fermento de paz, de indignación, y reclamo de justicia del pueblo de México ante las muertes violentas y la impunidad, que para este caso particular se cumplen 100 días, pero se suma a muchos más días de injusticia e impunidad”, puntualizó.

La Iglesia dijo que no llegó a los 100 días sólo con saldos negativos por la falta de verdad y de acceso a la justicia, sino que lo hizo con una fuerza renovada y el deseo fortalecido para construir la paz.

Por ello, resaltó que el pasado 21 de septiembre, fiesta del Apóstol Mateo y Día Mundial de la Paz, la Conferencia del Episcopado Mexicano, la Conferencia de Religiosos y Religiosas de México y los jesuitas presentaron los Conversatorios por la Paz, una iniciativa que llama a dialogar a familias, vecinos, amigos, compañeros, escuelas.

Invitó a todas las comunidades a participar en esta iniciativa que se suma a otras tantas que han surgido en estos 100 días.

Estas acciones se han emprendido a raíz del homicidio de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín Mora Salazar, el pasado 20 de junio, en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, detalló la Iglesia católica en su semanario.

Subrayó que se trata de un itinerario de diálogos sociales que anime las iniciativas locales de paz y nos prepare para el Encuentro Nacional para la Justicia y la Paz, donde se socializará la experiencia de los conversatorios, se dialogará con diferentes actores sociales y se elaborarán recomendaciones para avanzar en la construcción de la paz.

Los Conversatorios por la Paz, explicó, son espacios de diálogo horizontal, donde se construyen aprendizajes con la interacción de todas las personas.

Los participantes pueden ir de seis a 150 personas, quienes se dividen en grupos más pequeños para favorecer la intervención de todos.

“La base de la propuesta está en el diálogo realizado en un ambiente de respeto y cuidado mutuo”, indicó Desde la Fe.

Fuente: Latinus