24 junio, 2024
Nacionales

Una Simulación, Búsquedas de Desaparecidos en CDMX, Acusan Familiares

“Esto es piedra volcánica, aquí ni vas a poder cavar y no puede haber nadie enterrado”, le dice Carmen Volante, madre buscadora, a un integrante de la Comisión de Búsqueda de la Ciudad de México.

El trabajador se afana en quitar unas ramas grandes que hay sobre la piedra volcánica del suelo del Ajusco. Carmen le dice con tono fuerte que ahí no es posible que haya restos ni enterrar a nadie y le insinúa que mejor se ahorre los 40 minutos que va a gastar en quitar los restos de árbol. 

La madre deja claro con ese diálogo que sabe más de cómo buscar que los de la propia Comisión de Búsqueda de la Ciudad de México, que tiene entre sus funciones elaborar y ejecutar los programas de localización de personas desaparecidas en la capital. 

Carmen, quien pertenece al colectivo Hasta Encontrarles CDMX, busca a su hija Pamela Gallardo, quien desapareció el 5 de noviembre del 2017, en el kilómetro 13.5 del Ajusco, a donde había asistido a un concierto. 

El disgusto que le ocasiona el que el trabajador de la Comisión pretenda buscar restos en piedra volcánica es uno de los varios que se lleva en los dos días de trabajos que le han dado para encontrar algún rastro de su hija en el Ajusco. 

Las buscadoras señalan que en la Ciudad de México se enfrentan a una Comisión con poco personal, pocos recursos y que comete múltiples omisiones. 

La búsqueda de Pamela, el pasado 23 de mayo, por ejemplo, empezó cerca de las 10 de la mañana, en lugar de que arrancara mucho más temprano, a las 7:30 como estaba planeado, para evitar que las lluvias de la tarde interrumpieran los trabajos. La tormenta llega a la 1 pm y la búsqueda se suspende. “Fueron apenas tres horas de labores”, lamenta Carmen.

Y de labores mal hechas, agregara después, porque no se marcaron los polígonos para buscar, ni se organizó cuántas personas por grupo peinarían las zonas, tampoco se llevaban las herramientas suficientes.

Esto es una simulación, para que digan que están buscando

Edwin Alan Piñón González, abogado del Grupo de Acción por los Derechos Humanos, que acompaña el caso de Pamela, dice que esta búsqueda se planeó durante siete meses, con varias mesas de trabajo con las autoridades, justo para que todo estuviera organizado, para que se marcaran los polígonos.

“Es una simulación lo que está pasando aquí, dijeron que habría binomios caninos y apenas hay uno. La Guardia Nacional llegó a las 11 de la mañana, cuando es importante que estén para garantizar la seguridad de todos, en esta zona donde hay grupos del crimen organizado. La Comisión de Búsqueda local trae unas 10 personas apenas, cuando deberían venir unas 50 para peinar los polígonos que se tenían previstos, pero no tienen el personal suficiente”.

Tampoco el equipo necesario, señala el abogado. “Deberían de traer scanners que permitan rastrear si a metros de profundidad hay restos óseos, pero no los tienen. No traen en suficiencia ni lo básico, que son picos, palas, rastrillos, guantes, no alcanzaron para todos los que venimos”.

La Comisión, sus recursos y sus negligencias 

Hacer un balance del trabajo de la Comisión de Búsqueda de la Ciudad de México es difícil porque no hay información y no se proporciona o la hay de forma parcial. 

N+ solicitó, vía Transparencia, desde principios de junio, los datos de cuántas búsquedas forenses en campo por año se habían realizado desde que se creó la Comisión capitalina, en 2019, pero no ha habido una respuesta a la solicitud, pese a que el INAI ya le ordenó responder. 

Sobre cuánto personal tienen, informó que “en estructura” tiene sólo 11 personas, incluyendo al titular, Enrique Camargo, quien tomó el cargo en abril de 2022. En la lista aparecen solo directores y subdirectores de área, sin que quede claro si hay más personal y bajo qué figura trabajan.

Respecto a cuánto presupuesto se les ha asignado por año y cuánto se terminó ejerciendo, la Comisión respondió que, por ejemplo, para 2020 el presupuesto asignado fue de 17 millones 172 mil pesos, de los que solo se terminaron gastando 9 millones 650 mil pesos, en ese año en el que hubo 718 desaparecidos en la capital, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No localizadas del gobierno federal.

Hace un año, en 2022, el presupuesto fue de 22 millones 373 mil pesos, de los que se terminaron ejerciendo sólo 17 millones 806 mil pesos, pese a que se tiene registro de mil 375 personas desaparecidas durante el año pasado.

Vía Transparencia también se le preguntó a la Comisión con qué recursos materiales contaba, a lo que respondió, sin especificar el número, que tiene: picos, palas, georadar (que no llevaron a la búsqueda de Pamela), dron (así en singular), GPS, cuerdas de rappel, cascos, lámparas, pantaloneras, rastrillos, azadón, barreta, machete, entre otros instrumentos básicos.

Vía Transparencia también se le preguntó a la Comisión con qué recursos materiales contaba, a lo que respondió, sin especificar el número, que tiene: picos, palas, georadar (que no llevaron a la búsqueda de Pamela), dron (así en singular), GPS, cuerdas de rappel, cascos, lámparas, pantaloneras, rastrillos, azadón, barreta, machete, entre otros instrumentos básicos.

Los colectivos y la poca información proporcionada dicen mucho de las omisiones de esta Comisión de Búsqueda capitalina.  

Jacqueline Palmeros, del colectivo una Luz en el Camino, y quien busca a su hija Jael Montserrat Uribe Palmeros, de 23 años, dice que en la CDMX, las autoridades están afanadas en invisibilizar el fenómeno de la desaparición, por eso insisten en que los desaparecidos solo están ausentes, que se fueron por su voluntad, por problemas con la familia o por andar de fiesta. 

Quieren hacer parecer que todos se van porque quieren y hacen acciones tardías, sin seguir los protocolos. Hay omisión, negligencia y negación en el problema de desaparición en la Ciudad de México

La Ley general en materia de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del sistema nacional de búsqueda de personas establece en su artículo 58 que las comisiones locales de búsqueda deben contar con un área de análisis de contexto para elaborar informes que incorporen a los procesos elementos sociológicos, antropológicos y victimológicos.

Esto a fin de fortalecer las acciones de búsqueda, pero al solicitarle a la comisión capitalina que entregará los informes de estos por año, proporcionó solo el link http://comisiondebusqeda.cdmx.gob.mx/informes, en el que no se encontró como tal los documentos.

Fuente: N+